Hoy queremos compartir con vosotros uno de los artículos que podéis leer al completo en nuestra revista Mi Porche. En él, la gran paisajista Monique Briones, del estudio de paisajismo Jardines con Alma, nos cuénta cómo conseguir disfrutar la naturaleza construyendo un jardín vertical en tu porche Lumon.

"Estar en un entorno natural no solo es muy agradable, sino que además nos hace sentir mejor y nos carga las pilas. Por eso el contacto con la naturaleza es fundamental para el ser humano, tanto para cuidar salud física, como para cultivar la salud mental;  ya que al rodearnos de árboles y aire puro sufrimos menos ansiedad y menos depresión, entre muchos otros beneficios. Los jardines se convierten así en sitios para relajarnos y olvidarnos de las preocupaciones del día a día. Son espacios abiertos donde jugamos con nuestros pequeños, nos reunimos con nuestros amigos y también con la familia. En ellos celebramos la vida en toda su magnitud.

Cuando llega la primavera nos gusta poner el jardín a punto, prepararlo para la temporada y que luzca sus mejores colores y aromas para poder disfrutar plenamente de este espacio. Pero cuando desaparecen las buenas temperaturas, nos olvidamos de los exteriores, de los rincones que tantas alegrías nos dan en primavera y verano, y desde luego que no hay porqué ser de esta forma. Los jardines pueden y deben disfrutarse durante todo el año. Y con tu porchen Lumon podrás hacerlo.

Tener algunas plantas en macetas en el porche nos arropa, pero no del todo, ya que siempre parece que falta algo. Una opción sería poner más macetas con diversos tipos de plantas, pero empezarías a perder espacio para ubicar los muebles y otras cosas. Entonces, ¿por qué no ir un paso más adelante y cubrir toda una pared sin vida y sin gracia con un hermoso jardín vertical? De esta forma ganaría naturalidad sin perder espacio en absoluto.

Si tienes una pared con orientación norte o este, tienes la pared perfecta para construir una vistosa vegetación plantada de forma vertical, que cambiará por completo tu forma de ver y sentir el espacio. Y aunque puedes hacer tu jardín vertical en cualquier orientación, con esta te aseguras que las plantas tendrán menos necesidad de agua y las protegerás del calor del verano.

Los jardines verticales pueden ser de muchos tipos y estar hechos de distintos materiales. Pueden cubrir toda una pared, o pueden irse intercalando con otros materiales y estructuras. Sin embargo, como hay tantos modelos disponibles en el mercado hoy en día, debo decir que aun más importante que la elección del tipo de jardín vertical, es la creatividad a la hora de componer el conjunto. Un pequeño consejo: la madera y el acero son elementos que combinan a la perfección, tanto en forma de marcos como por ejemplo de fuentes. Otro elemento que queda genial mezclado con las plantas en un jardín vertical son los espejos, que añaden carácter, elegancia y profundidad, haciendo que el espacio parezca más amplio.

Y los porches cuentan con una gran ventaja a la hora de construir un jardín vertical: las plantas están mucho más protegidas del clima mediterráneo que puede ser muy duro para la vegetación. Además, si tienes el porche acristalado, entonces las opciones son infinitas, porque tienes un ambiente perfecto para plantas que en un jardín en el exterior no sobrevivirían, como es el caso muchos helechos, plantas semi-tropicales e incluso las delicadas orquídeas.

Si en tu porche tienes mucha luz solar, también puedes cultivar hierbas aromáticas y comestibles como por ejemplo la albahaca, el tomillo, orégano, fresas y otras más.

Tener un jardín vertical en tu porche, aporta muchísimas ventajas al ambiente y también al interior de la vivienda, ya que ayuda proteger la pared donde se encuentra instalado del calor excesivo y es como un pequeño pulmón que porta aire fresco y elimina el exceso de dióxido de carbono.

Sin embargo, es fundamental que el jardín cuente con un sistema de riego por goteo automático, para que no tengas que regarlo manualmente y si te ausentas de tu casa unos días o en vacaciones, no tengas que preocuparte porque las plantas puedan verse afectadas por tu ausencia. Lo mejor es que el sistema vaya conectado a la corriente, pero si no es posible, puedes utilizar un temporizador de riego a pilas, lo único es que si te vas a ausentar unos días, acuérdate siempre de revisarlas.

También debes tener muy en cuenta la impermeabilización a la hora de instalar cualquier sistema de jardín vertical. Cualquier sistema debe llevar en su parte posterior un material impermeable, para que el agua y la humedad de las plantas y del sustrato no se filtren por la pared." Monique Briones, La Paisajista. 

¿Quieres saber más sobre las cortinas de cristal para porches Lumon? Te lo contamos aquí.