El interés por el ahorro energético, el cambio climático y la huella de carbono de los edificios, ha aumentado últimamente debido a la orientación sobre la eficiencia energética. Y ya en 2012 se comprobó que los acristalamientos Lumon para terrazas y porches, ahorraban energía. 

El cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad y afecta a todos los organismos y personas del planeta. Por eso tú, para tu proyecto de edificación, también necesitas confiar en empresas que apuesten por el desarrollo sostenible, que creen y lleven a cabo medidas contra la contaminación y que amen el medio ambiente. Todo esto otorgará un valor añadido a tu nuevo edificio, o a la rehabilitación que estés llevando a cabo. Y Lumon te lo ofrece.

Cuando calculamos la huella de carbono para cuantificar la cantidad de emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero) que son liberadas en el desarrollo de nuestros acristalamientos, pudimos establecer mejor los objetivos y las medidas de reducción de energía que resultaban más efectivas, como consecuencia de un mejor conocimiento de los puntos críticos.

huella de carbono cortinas de cristal LumonNuestra actividad nos ayudó. Tanto el vidrio como el aluminio, que son nuestras materias primas, son materiales reciclables. Además, en todos nuestros procesos nos proponemos respetar el medio ambiente y colaborar con las plantas de reciclaje, optimizando cada una de las acciones que realizamos desde el diseño de la idea hasta el montaje final del acristalamiento, ya que también hemos reducido la contaminación en este punto de la cadena comercial.

Para nosotros, calcular nuestra huella de carbono se ha convertido en un punto de referencia básico, ayudándonos a distinguirnos como empresa sostenible, pero apostando de corazón por cuidar los recursos naturales que nos rodean.

¿Qué huella de carbono tiene un acristalamiento Lumon? Pues de media, un acristalamiento Lumon devuelve la huella de carbono de la vivienda en un promedio de tres años y medio, aunque este dato difiere según el lugar donde llevemos a cabo el estudio, como puedes comprobar en el mismo.

Pero para nosotros lo más importante no es eso, sino que podemos reducirla de manera permanente. El periodo de recuperación se refiere a la cantidad de tiempo requerido para igualar la emisión generada durante el ciclo de vida del producto. 

Después de esto, las emisiones netas de los vidrios de terraza y porche, serán ingresos negativos, es decir, disponibles netos.

Y es que un Lumon, en todo su proceso de diseño, fabricación, transporte y montaje; emite la misma cantidad de CO2 que un coche en un recorrido de 1.500 km. ¿La diferencia? Pues que con un Lumon lo devuelves al planeta, y con el coche simplemente contaminas.

Con los acristalamientos Lumon además tus edificios ahorrarán en energía y les otorgarás un valor añadido que se traducirá en sofisticación y elegancia, sea cual sea el proyecto en el que estés trabajando.

No lo dudes y elige Lumon para la construcción y rehabilitación de fachadas y viviendas.

Encuentra más información aquí